Vídeos sobre el agua

Para nuestros resúmenes sobre el agua hemos elegido tres vídeos que espero os resulten tan interesantes como a nosotros.

Encontraréis los vídeos en:

http://www.youtube.com/watch?v=rUHCsTWNTjI&hl=es
http://www.youtube.com/watch?v=0VuabmeLa4I&hl=es
http://www.youtube.com/watch?v=v4pOZ6f6MCA&hl=es

1º vídeo

Cuida el agua

El agua está presente en el 75% de la superficie terrestre y constituye el 70% de los seres vivos. Para sobrevivir, necesitamos al menos cuatro litros diarios. Sin embargo, no la cuidamos. La escasez de agua es uno de los mayores problemas en el mundo. Cada año se vierten en el medio ambiente más de tres millones de barriles de petróleo que contaminan el agua del subsuelo durante miles de años. La mala calidad del agua es culpable de que cada ocho segundos muera un niño por enfermedades transmitidas por esta.
Pon fin a esto, no desperdicies el agua.

2º vídeo

El ciclo del agua

Todos los seres vivos del planeta dependen del agua para sobrevivir. El agua constituye dos tercios de nuestro cuerpo. En la actualidad, hay 12000 billones de toneladas de agua entre la atmósfera y el globo.
Una molécula de agua, H2O (dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno) está conectada a las demás mediante enlaces de hidrógeno. Estos enlaces son la clave de esta sustancia.

Nuestro planeta es un circuito cerrado, solo puede contener una cantidad limitada de agua, que sigue continuamente un ciclo: evaporación, condensación y precipitación. El agua se evapora, sube hacia arriba y se expande y enfría, se condensa alrededor de partículas minúsculas de polen o polvo, y así se crean las nubes. Las gotas de agua en las nubes chocan, se hinchan y se precipitan como lluvia. Dentro de las nubes, el agua puede encontrarse en cualquiera de sus tres estados. Cuando las moléculas cambian de estado, los enlaces de hidrógeno que las conectan se rompen y luego vuelven a conectarse absorbiendo o suministrando energía. Este intercambio de energía crea vientos y tormentas.
Las nubes están compuestas en su mayoría por partículas de agua híper enfriadas. Cuando estas chocan con los cristales de hielo dentro de las nubes, la gota se convierte en granizo, pero al precipitarse, en ocasiones el granizo no sobrevive a las capas de aire más cálido de la superficie, y se convierte en gotas de agua. Las gotas no tienen forma de lágrima sino que son redondeadas con una cara más plana debido a la tensión de la superficie y el aire.

La Antártida está llena de agua en forma de hielo. Dentro de las nubes también pueden formarse cristales de hielo, que alcanzan suficiente peso para caer en forma de copos de nieve. Los copos tienen forma hexagonal, cada molécula está conectada con otras cinco. El viento hace que la nieve se compacte en las montañas y forme un río de hielo comprimido, que se convertirá en un glaciar.

Hoy en día, la décima parte de la superficie terrestre está congelada. El hielo es menos denso que el agua, por eso flota, siendo el agua la única sustancia con un estado sólido menos pesado que su estado líquido. Si esto no fuera así, la vida en la Tierra no sería posible. Los océanos se congelarían, el hielo reflejaría el calor del sol y el planeta no se habría descongelado. En el hielo, las moléculas de agua forman una estructura rígida hexagonal con espacios entre ellas, lo que hace que floten. La mayor densidad del agua se da a los 4º C, la temperatura a la que está el agua por debajo del hielo, por eso los océanos se mantienen en estado líquido y pueden albergar tantas formas de vida.

3º vídeo

Carta del 2070, fin del agua

Provengo del año 2070. Acabo de cumplir 50 años, pero tengo la apariencia de alguien de 85. No me queda mucho tiempo de vida, padezco problemas renales porque casi no puedo beber agua.

Recuerdo cuando tenía cinco años, y aún había árboles y jardines, cuando podía tomar un baño. Ahora usamos toallitas humedecidas con aceite para lavarnos. Antes, las mujeres podían lucir una larga melena, ahora todos nos rapamos para poder estar limpios sin usar agua. Recuerdo las advertencias de entonces de que cuidáramos el agua. No hicimos caso. Ahora los ríos, lagos, presas… están todos contaminados o agotados para siempre. Todo lo que queda son grandes desiertos. La industria está paralizada y el desempleo es dramático.

Las enfermedades gastrointestinales, de la piel y de las vías urinarias son hoy las principales causas de muerte. Antes, la cantidad de agua diaria ideal para beber eran 8 vasos de agua. Ahora solo puedo beber medio vaso. Es común que se produzcan asaltos en la calle para conseguir bidones de agua.

El aspecto de la población es horrible: cuerpos deshidratados y llenos de llagas debido a los rayos ultravioletas. Ya no existe la capa de ozono que los filtraba.
El oxígeno está degradado por la falta de árboles, lo que ha disminuido el coeficiente intelectual de las nuevas generaciones. Nunca llueve, y cuando lo hace, se trata de lluvia ácida.

Cuando mi hija me pide que le hable de mi infancia, describo los bosques, la lluvia, las flores y le cuento lo saludable que era la gente. Ella me pregunta: papá, ¿por qué ya no hay agua? No puedo evitar sentirme culpable.

Pertenezco a la generación que destruyó el medio ambiente o que no hizo nada para salvar nuestro planeta. Ahora nuestros hijos lo pagan. ¡Ojalá pudiera volver atrás y evitar la destrucción de nuestro mundo!

En nuestras manos está que este relato siempre sea ciencia-ficción.

 

Resúmenes por Alba Jiménez - Mondo Services

 


Pueden enviar opiniones a opinion(arroba) el-otro (punto) es